compartir

09/08/2006 · Hoy la vi.

Creo que va siendo hora de retomar los lienzos. Llevo bastantes semanas sin pintar nada. Picasso dijo un día La musa te tiene que encontrar trabajando. Pero yo soy incapaz y deambulo entre estados de inspiración y estados de desesperación.

 

Siempre dejo que sea la musa quien llame a mi puerta, está abierta invariablemente por si tan ocasional hecho sucede.

 

Hoy es uno de esos días en que a fuerza de verla, tan fugaz; me he despertado con su imagen y el roce de sus soñados labios durmiendo en los míos. Es por esto que veo la tarde fecunda en cuanto a inspiración, los recuerdos grabados tan cercanos marcan a fuego el rojo sobre los cuadros.

 

Valgan las siguientes palabras para describir lo que he sentido al verla:

 

 “Hoy la vi,

tan inalcanzable que parecía eterna,

rozando todos los corazones,

arrancando la desdicha de los que aprendimos a morir en su sonrisa.

 

   Hoy la vi,

regalándose a todos en su presencia,

robándonos un poco de vida en cada mirada,

insultando a todas las demás

               que no tuvieron su fortuna.

 

   Hoy la vi

y tiemblo al pensar en mañana sin volver a verla,

agonizo del veneno de su belleza

          mostrándose ante mi tan inalcanzable

                         y a la vez tan cerca.

Debieras Diosa haberme negado los ojos

               para no contemplarte nunca pervertida de humanidad,

               para no haberme mordido del pecado de tus labios,

               para no descubrirme en esta tremenda soledad.

Acunado en tantos brazos

   se tornan garras que pugnan por retenerme,

                por sumirme en el eterno sueño de su fidelidad.

Mas mi sueño vuela en tu mirada a un lugar desconocido,

           que sólo mis palabras aspiran a alcanzar.

En tus ojos murió el mito

y agonizó el artista

               para encontrarme frente a frente

   con mi soledad

 

   Hoy te vi,

mañana empezaré a pintarte.

Permítanme las otras musas

que mueran sus sueños

y responda a sus ruegos

con el final.

 

Muerto el corazón

         haré de mis cuadros su tumba

y de su recreación el cielo

                      que aguarda tras el infierno de su esperar.”