compartir

03/08/2006 · Paseo de la fama

Mi amiga Nuria escribe un blog muy interesante (pinchar enlace) en el que Zaragocea entre otras muchas cosas.

 

Ha dedicado una de sus reflexiones a una foto-instalación con la que participé en una colectiva del ciclo en la frontera, que organizó Diletantes.

 

El proyecto que se planteó era dar nuestra Visiones Urbanas sobre cómo mejoraríamos Zaragoza. Mi propuesta, lejos de ser un verdadero proyecto a desarrollar, aunque muchos incautos así tragaron; es una crítica feroz al concepto de fama y la visión provinciana que se le da en la capital del Ebro.

 

A Nuria le ha parecido interesante y ha decidido dedicarme unas letras que le agradezco.

 

Por otra parte, aprovecho para desarrollar la verdadera idea que necesitaba transmitir con mi obra.

 

El proyecto planteado es una reflexión acerca de lo efímero y variable que viene a ser el concepto de fama en función del entorno sobre el que se proyecta.

 

El esquema visual plantea un imaginario paseo de la fama en el lugar más emblemático de Zaragoza: El Paseo de la independencia. Mediante un montaje fotográfico, se refleja la imagen de un Paseo de la Independencia en el que las baldosas recogen las estrellas y los nombres de los zaragozanos ilustres que por una u otra razón han alcanzado la fama.

 

El concepto a desarrollar es una pretensión de glamour al estilo norteamericano que por ser copia de este refleja lo que verdaderamente simboliza la fama en una ciudad de provincias como Zaragoza.

 

La fama en definitiva resulta ridícula en todos los sentidos que puede dársele. Crear, a través de sus propios argumentos, una obra que trivialice su uso, representa el monstruo que puede llegar a ser cuando se le otorga la importancia que en la actualidad se le está dando.

 

Los méritos que las personas que figuren el imaginario paseo de la fama no se corresponden con aquellos que puedan ser bien considerados o merecedores de homenaje, sino que son contemplados únicamente por sus circunstancias de conocimiento general. Esto hace que la fama sea observada sin ningún tipo de condicionante que pueda causar empatía o darle un sentido equivocado que se corresponda con unos valores.

 

Paseo de la Fama, es una obra crítica que a través de la ironía demuestra lo efímero que puede ser la fama simplemente con ubicarla en un contexto que permita la contraposición con los otros modelos que copia.

 

Resulta importante abordar este concepto en un entorno como es la ciudad en su ámbito social. Más allá de lo simplemente urbano o físico del concepto, Zaragoza es un ente muy reducido y con unas bases sociales definidas que le dan una personalidad muy concreta y diferenciada del resto de las ciudades del mundo. El sentimiento de pertenecer a un ente como Zaragoza se encuentra muy arraigado dentro de sus ciudadanos, y los medios de comunicación y la crítica social recogen siempre los éxitos de los conciudadanos como propios, lo que aumenta este sentir y muchas veces constituye un grado que añadir al éxito del personaje.

 

La obra meramente visual, deja espacio para que el espectador pueda de igual modo representar su propio concepto de fama en el trabajo realizado y le otorgue un sentido más personal e íntimo a la obra.

 

Puedes visitar la obra en Galería/fotografía/varios.